El actor


El actor

 

Aspira a completarse cuando ensaya

traspasando de voces sus umbrales,

transido de principios y finales

eriza la palabra donde vaya.

 

Arduo teje la confusión de Maya

cosiendo y remendando los retales,

la trama de los bienes y los males

añade al mundo porque menos haya.

 

Persona que se sueña en personajes,

paladín de victorias que fracasa,

boca que alienta breve los pasajes.

 

Su don aviva el fuego en que se abrasa

calcinado de afanes y de ultrajes,

no es hombre, sino métrica que pasa.

 

Marcos Santos Gómez

Anuncios