Lo poético en la educación III (Ángeles)


Lo poético en la educación III (Ángeles)

 

¿De qué forma puede la materia ser mejor materia?

¿Cómo puede una persona frágil, corruptible, delicada

que se muere deshecha

ser un ángel?

¿Cómo rendir los debidos honores al, después de todo,

a pesar de todo,

dicho sea con infinita lástima,

hermoso mundo?

 

Tal vez eso que uno piensa a menudo solemne,

con imágenes grandiosas

y tempestades

ocurre, lo decía el propio Elías,

con una sencillez pasmosa,

como una brisa fresca

que se cuela en esa turbia oscuridad que uno es.

 

Barro y aliento somos.

A veces uno siente que lo han amasado manos santas,

santas pero terrenales,

no se me malinterprete,

manos de personas que son, que eran, ángeles,

ángeles que se mueren deshechos,

no nos engañemos.

De ese tipo de ángeles.

Tal vez los únicos que existen.

 

Es de agradecer por tanto haber pasado por el mundo

y haberse topado con ángeles.

 

Sé que son, que fueron, ángeles

por su huella en mí, por su halo,

por su rastro sagrado.

 

Están en mi carne y en mi sangre.

 

Marcos Santos Gómez

 

 

 

 

 

 

Anuncios